Uruguay Ambiental

red uruguaya de ONGs ambientalistas

 NOTICIAS
Enviar por mail Imprimir página

Uruguay: Advierten que 80% de la inversión de Botnia no llegará al país

Aldo Roque Difilippo (Mercedes)

 

El Grupo Guayubira cuestionó la inversión de la empresa finlandesa Botnia, y la publicitada promoción de fuentes de trabajo que significaría para esta zona del litoral uruguayo.

En un comunicado emitido tras conocerse la autorización del gobierno uruguayo para la instalación de una fábrica de celulosa a cargo de la empresa Botnia, los ecologistas nucleados en el grupo Guayubira afirmaron que "no todo lo que reluce es oro". Recordaron que de acuerdo a trascendidos de prensa la empresa Botnia invertirá U$S 1.100 millones para la construcción de una fábrica de celulosa en Fray Bentos y que el ministro de Industria y Energía, Jorge Lepra, anunció el total respaldo del Poder Ejecutivo a la planta de celulosa, afirmando que el monto total es una cifra "nunca manejada en el Uruguay, por lo que es muy difícil imaginar cuantitativamente el tamaño de la inversión".

Los integrantes de Guayubira afirman que no ha trascendido "cuál será la inversión real en nuestro país", ya que el economista González Posse, profesional que trabajó en el estudio socio-ambiental de la empresa Botnia, afirmó que "solamente un 20% de la inversión llegaría al Uruguay y que se destinaría principalmente a la construcción de la planta. Es decir, que el 80% quedaría en el exterior -la compra de maquinaria y equipos en Europa- y nunca ingresaría al país"

También sostienen los ecologistas que a este elemento hay que agregarle la concesión por parte del gobierno de Jorge Batlle de una zona franca en el predio donde funcionará la empresa. "Entonces, no solamente no invertirán los millones que prometieron, sino que además contarán con exoneraciones impositivas por funcionar en una zona franca". Al mismo tiempo advirtieron que para que esta planta produzca un millón de toneladas al año (según datos de la empresa) "será necesario aumentar la superficie de monocultivos forestales en la región, consolidando un modelo forestal que ha demostrado ser insustentable por los graves impactos sociales y ambientales que implica. Cada vez más tierra en manos de unos pocos, y extranjeros".

Los ecologistas también cuestionan las cifras de generación de empleo dadas por la empresa. "La única cifra creíble parece ser la del rubro "construcción", donde se prevé un máximo de 3.000 empleos para 2006 (en plena construcción) que rápidamente desciende a 1.700 en 2007, 400 en 2008, 200 en 2009 y 100 de allí en adelante. Agrega Guayubira que los puestos de trabajo que se perderán por la instalación de esta planta "por la sustitución de actividades agropecuarias por forestación son más, ya que según las cifras oficiales, la forestación genera menos empleos (y de peor calidad) que cualquier actividad agropecuaria que sustituya, incluida la ganadería extensiva". A ello hay que agregar los empleos que se perderían en el sector turístico de Fray Bentos, los del sector de la producción de miel, "en la pesca y en otras actividades que podrían ser afectadas por el olor, el ruido y la contaminación de la planta".

 

Publicado en La República, 13 marzo 2005.



Portada | Red | Miembros | Noticias | Articulos | Normas